Impacto epidemiológico y rentabilidad de la introducción de la vacunación contra la enfermedad meningocócica del serogrupo B en Francia

ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS: 2016 27 de abril; 34 (19): 2240-50. doi: 10.1016 / j.vaccine.2016.03.020. Epub 2016 19 de marzo.

AUTORES: Lecocq H 1 , Parent du Châtelet I 2 , Taha MK 3 , Lévy-Bruhl D 4 , Dervaux B 1 .

Información del autor

1
EA 2694, Escuela de Medicina de la Universidad de Lille, Francia.
2
Instituto Francés de Vigilancia de la Salud Pública (InVS), Saint-Maurice, Francia. Dirección electrónica: i.parent@invs.sante.fr.
3
Institut Pasteur, Centro Nacional de Referencia para Meningococos, París, Francia.
4
Instituto Francés de Vigilancia de la Salud Pública (InVS), Saint-Maurice, Francia.

Resumen

INTRODUCCIÓN:

A pesar de su baja incidencia en Francia, la enfermedad meningocócica invasiva del serogrupo B sigue siendo un problema de salud pública. Una nueva vacuna contra la enfermedad, Bexsero (®), ha sido autorizada en la UE. Estudiamos el impacto epidemiológico y la rentabilidad de la vacunación de rutina con Bexsero (®) para informar el proceso de toma de decisiones sobre su posible inclusión en el calendario de vacunación.

MÉTODOS:

Se utilizó un modelo de Markov multigeneracional. El horizonte temporal se fijó en 100 años. Se evaluaron cinco estrategias de vacunación: bebés a los 3, 5, 6 y 13 meses, niños pequeños a los 13, 15 y 27 meses y adolescentes a los 15 años que recibieron 2 dosis con un mes de diferencia. Se agregaron a las estrategias para bebés y niños pequeños una dosis de refuerzo a los 15 años y una actualización de los sujetos de 15 años durante los primeros 15 años del programa. Los costos por año de vida ajustado por calidad (AVAC) obtenidos se computaron desde una perspectiva social restringida que incluye solo los costos directos. La inmunidad de rebaño se simuló en un escenario de caso base alternativo y análisis de sensibilidad.

RESULTADOS:

En el análisis del caso base sin inmunidad de grupo y con todas las cohortes vacunadas, a 40 € por dosis de vacuna, la vacunación infantil de rutina proporcionaría el costo más bajo por AVAC ganado (380.973 €) a pesar de que solo previene el 18% de los casos. Bajo el supuesto de inmunidad de rebaño, la vacunación de adolescentes proporcionaría el costo más bajo por AVAC ganado (€ 135,902), lo que evita el 24% de los casos. La vacunación infantil con un refuerzo tardío y recuperación evitaría el 51% de los casos con un costo de € 188,511 por el AVAC ganado.

CONCLUSIONES:

Dada la epidemiología meningocócica actual en Francia y los datos disponibles sobre la protección proporcionada por Bexsero (®), nuestro trabajo de modelación mostró que la vacunación de rutina contra la enfermedad meningocócica del serogrupo B no es rentable.

PMID: 27002504
DOI: 10.1016 / j.vaccine.2016.03.020
[Indexado para MEDLINE]

El retraso de la gratificación de los preescolares predice su masa corporal 30 años después

ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS:  2013 Ene; 162 (1): 90-3. doi: 10.1016 / j.jpeds.2012.06.049. Epub 2012 18 de agosto.

AUTORES: Schlam TR 1 , Wilson NL , Shoda Y , Mischel W , Ayduk O .

Información del autor

1
Centro para la Investigación e Intervención del Tabaco y Departamento de Medicina, Escuela de Medicina y Salud Pública de la Universidad de Wisconsin, Madison, WI, EE. UU.

RESUMEN

OBJETIVO:

Evaluar si el desempeño de los niños en edad preescolar en una tarea de retraso de gratificación predeciría su índice de masa corporal (IMC) 30 años después.

DISEÑO DEL ESTUDIO:

A finales de los años sesenta y principios de los setenta, los niños de 4 años de una escuela preescolar afiliada a la universidad completaron la clásica tarea de retraso de la gratificación. Como parte de un estudio longitudinal, se realizó un seguimiento de un subconjunto (n = 164; 57% de mujeres) aproximadamente 30 años más tarde y se informó de su estatura y peso. Los datos fueron analizados mediante regresión jerárquica.

RESULTADOS:

El desempeño en la tarea de retraso de gratificación representó una parte significativa de la varianza en el IMC (4%; P <.01), por encima de la varianza representada solo por sexo (13%). Cada minuto adicional en que un niño en edad preescolar retrasó la gratificación predijo una reducción de 0.2 puntos en el IMC en la edad adulta.

CONCLUSIÓN:

La mayor demora en la gratificación a los 4 años se asoció con un menor IMC 3 décadas después. Debido a que este estudio es correlacional, no es posible hacer inferencias causales con respecto a la relación entre la duración del retraso y el IMC. La identificación de niños con mayor dificultad para retrasar la gratificación podría ayudar a detectar niños con riesgo de sobrepeso u obesidad. Se han desarrollado intervenciones que mejoran el autocontrol en los niños pequeños y podrían reducir el riesgo de que los niños tengan sobrepeso y también tener efectos positivos en otros resultados importantes para la sociedad.

PMID: 22906511
PMCID: PMC3504645
DOI: 10.1016 / j.jpeds.2012.06.049
[Indexado para MEDLINE] 

Asociaciones de ingesta de azúcar prenatal e infantil con la cognición infantil

ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS: 2018 jun; 54 (6): 727-735. doi: 10.1016 / j.amepre.2018.02.020. Epub 2018 16 de abril.

AUTORES: Cohen JFW 1 , Rifas-Shiman SL 2 , Young J 2 , Oken E 3 .

Información del autor

1
Departamento de Ciencias de la Salud, Merrimack College, North Andover, Massachusetts; Departamento de Nutrición, Escuela de Salud Pública Harvard TH Chan, Boston, Massachusetts. Dirección electrónica: cohenj@merrimack.edu.
2
División de Investigación de Enfermedades Crónicas en toda la Vida, Departamento de Medicina de la Población, Facultad de Medicina de Harvard e Instituto de Atención de la Salud de Harvard Pilgrim, Boston, Massachusetts.
3
Departamento de Nutrición, Escuela de Salud Pública Harvard TH Chan, Boston, Massachusetts; División de Investigación de Enfermedades Crónicas en toda la Vida, Departamento de Medicina de la Población, Facultad de Medicina de Harvard y Instituto de Atención de la Salud de Harvard Pilgrim, Boston, Massachusetts.

RESUMEN

INTRODUCCIÓN:

El consumo de azúcar entre los estadounidenses está por encima de los límites recomendados, y el consumo excesivo de azúcar puede influir en la cognición. El objetivo de este estudio fue examinar las asociaciones entre el consumo de azúcar (sacarosa, fructosa) durante el embarazo y crianza con la cognición del niño. Además, se examinaron las asociaciones del consumo materno-infantil de bebidas azucaradas, otras bebidas (refrescos dietéticos, jugos) y frutas con cognición infantil.

MÉTODOS:

Entre 1234 parejas de madres e hijos inscritos en 1999-2002 en Project Viva, en una cohorte de prenatales en 2017 fue evaluada la dieta durante el embarazo y la primera infancia, y los resultados cognitivos en la infancia temprana y media (edades medias de 3,3 y 7,7 años). Los análisis utilizaron modelos de regresión lineal ajustados para las características materno-infantil.

RESULTADOS:

El consumo de sacarosa materna (promedio de 49.8 gramos/día [SD = 12.9]) se asoció inversamente con las puntuaciones no verbales de Kaufman Brief Intelligence Test (KBIT-II) de la niñez media (-1.5 puntos por 15 gramos/día, CI 95% = – 2.8, -0.2). Además, el consumo materno de bebidas azucaradas se asoció inversamente con la cognición de la infancia media, y la gaseosa dietética se asoció inversamente con los puntajes de cognición de la infancia temprana y media. El consumo de bebidas azucaradas en la primera infancia se asoció inversamente con las puntuaciones verbales KBIT-II para la mitad de la infancia (-2,4 puntos por porción/día, CI 95% = -4,3, -0,5), mientras que el consumo de frutas se asoció con puntuaciones cognitivas más altas en las etapas temprana y media infancia. El consumo de fructosa y jugo materno e infantil no se asoció con la cognición. Después de ajustar las comparaciones múltiples, la asociación entre el consumo de gaseosa de la dieta materna y las puntuaciones verbales de KBIT-II para la mitad de la infancia siguió siendo significativa.

CONCLUSIONES:

El consumo de azúcar, especialmente de bebidas azucaradas, durante el embarazo y la niñez, y el consumo de refrescos de la dieta materna pueden tener un impacto adverso en la cognición del niño, mientras que el consumo de frutas en niños puede conducir a mejoras. Las intervenciones y políticas que promueven dietas más saludables pueden prevenir efectos adversos en la cognición infantil.

PMID: 29674185 
PMCID: PMC5962431
DOI: 10.1016 / j.amepre.2018.02.020

La actividad al aire libre reduce la prevalencia de la miopía en los niños

ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS: 2008 Aug; 115 (8): 1279-85. doi: 10.1016 / j.ophtha.2007.12.019. Epub 2008 21 de febrero.

AUTORES: Rose KA 1 , Morgan IG , Ip J , Kifley A , Huynh S , Smith W , Mitchell P .

Información del autor

1
Facultad de Ciencias de la Visión Aplicadas, Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad de Sydney, Sydney, Australia. k.rose@usyd.edu.au

RESUMEN

OBJETIVO:

Evaluar la relación entre actividades de visión cercana, visión distante y al aire libre con la prevalencia de la miopía en niños en edad escolar.

DISEÑO:

Estudio transversal de 2 muestras de edad de 51 escuelas de Sydney, seleccionadas mediante un diseño de conglomerados aleatorios.

PARTICIPANTES:

Mil seiscientos sesenta y cinco niños de 6 años (año 1) y 2367 niños de 12 años (año 7) participaron en el Sydney Myopia Study desde 2003 hasta 2005.

MÉTODOS:

Los niños tuvieron un examen ocular completo, incluida la refracción cicloplégica. Los padres y los niños completaron cuestionarios detallados sobre la actividad.

LAS PRINCIPALES MEDIDAS:

Prevalencia de miopía y equivalente esférico medio (SE) en relación con los patrones de actividades de visión cercana, visión distante y al aire libre. La miopía se definió como refracción SE < ó = -0.5 dioptrías (D).

RESULTADOS:

Los niveles más altos de actividad al aire libre (actividades deportivas y de ocio) se asociaron con refracciones más hipermétropes y una menor prevalencia de miopía en los estudiantes de 12 años. Los estudiantes que combinaron altos niveles de actividades cercanas con bajos niveles de actividad al aire libre tuvieron la menor refracción media hipermétrope (+0.27 D, intervalo de confianza [CI] del 95%, 0.02-0.52), mientras que los estudiantes que combinaron niveles bajos de trabajo cercano con niveles altos de la actividad al aire libre tuvo la refracción media más hipermétrope (+0,56 D; CI del 95%, 0,38-0,75). Se observaron asociaciones protectoras significativas con una mayor actividad al aire libre para los terciles más bajos (P = 0.04) y medios (P = 0.02) de la actividad de visión cercana. Las razones de probabilidad más bajas para la miopía, después de ajustar los factores de confusión, se encontraron en grupos que informaron los niveles más altos de actividad al aire libre. No hubo asociaciones entre el deporte de interior y la miopía. No se observaron asociaciones consistentes entre la refracción y las medidas de actividad en la muestra de 6 años.

CONCLUSIONES:

Los niveles más altos de tiempo total pasado al aire libre, en lugar del deporte per se, se asociaron con menos miopía y una refracción media más hipermétrope, después de ajustar por trabajo cercano, miopía de los padres y etnia.

PMID: 18294691

DOI: 10.1016 / j.ophtha.2007.12.019

[Indizado para MEDLINE]

Ver televisión en la niñez y adolescencia y el comportamiento antisocial en la adultez temprana

ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLÉS:  . 2013 Mar; 131 (3): 439-446.

AUTORES: Lindsay A. Robertson , MPH, una Helena M. McAnally , PhD, b y Robert J. Hancox , MD aAutor correspondiente

Departamentos de una Medicina Preventiva y Social, Escuela de Medicina de Dunedin, y
b Psicología, Universidad de Otago, Dunedin, Nueva Zelanda

RESUMEN

OBJETIVO:

Investigar si la visualización excesiva de televisión durante la niñez y la adolescencia se asocia con un mayor comportamiento antisocial en la adultez temprana.

MÉTODOS:

Evaluamos una cohorte de nacimiento de 1037 individuos nacidos en Dunedin, Nueva Zelanda, en 1972-1973, a intervalos regulares desde el nacimiento hasta la edad de 26 años. Utilizamos el análisis de regresión para investigar las asociaciones entre el horario de visualización de televisión de edades entre 5 y 15 años y las condenas penales, las condenas violentas, el diagnóstico de trastorno de personalidad antisocial y los rasgos de personalidad agresivos en la adultez temprana.

RESULTADOS:

Los adultos jóvenes que habían pasado más tiempo viendo la televisión durante la niñez y la adolescencia eran significativamente más propensos a tener una condena penal, un diagnóstico de trastorno antisocial de la personalidad y rasgos de personalidad más agresivos que aquellos que veían menos televisión. Las asociaciones fueron estadísticamente significativas después de controlar por el cociente intelectual sexual, el estado socioeconómico, el comportamiento antisocial anterior y el control paternal. Las asociaciones fueron similares para ambos sexos, lo que indica que la relación entre ver televisión y el comportamiento antisocial es similar para los espectadores masculinos y femeninos.

CONCLUSIONES:

La visualización excesiva de televisión en la infancia y la adolescencia se asocia con un mayor comportamiento antisocial en la adultez temprana. Los hallazgos son consistentes con una asociación causal y respaldan la recomendación de la Academia Estadounidense de Pediatría de que los niños no vean más de 1 a 2 horas de televisión cada día.

PMCID: PMC3581845
PMID: 23420910

Asociación de tener televisión en el dormitorio con mayor ganancia de adiposidad en una muestra representativa a nivel nacional de niños y adolescentes

PUBLICACIÓN ORIGINAL EN INGLÉS:  . Manuscrito del autor; disponible en PMC 2015 1 de mayo.
Publicado en forma editada final como: JAMA Pediatr. Mayo de 2014; 168 (5): 427-434.
PMCID: PMC4141563
NIHMSID: NIHMS611951

AUTORES

Resumen

IMPORTANCIA

La obesidad afecta la salud en niños y adolescentes. La televisión es un factor de riesgo establecido para la obesidad en los jóvenes. Ningún estudio prospectivo ha evaluado si un televisor de dormitorio confiere un riesgo adicional para la obesidad en la juventud.

OBJETIVO

Evaluar la asociación prospectiva entre la presencia de un televisor de un dormitorio y el cambio en el índice de masa corporal (IMC, calculado como el peso en kilogramos dividido por la altura en metros cuadrados), independientemente de la televisión, en una muestra representativa nacional de niños y adolescentes estadounidenses.

DISEÑO, CONFIGURACIÓN Y PARTICIPANTES

Llevamos a cabo una encuesta telefónica prospectiva de dígitos aleatorios que capturó a niños y adolescentes de todo Estados Unidos. Los participantes incluyeron 6522 niños y niñas de 10 a 14 años al inicio del estudio que fueron encuestados por teléfono sobre los factores de riesgo de los medios para la obesidad. Las regresiones ponderadas evaluaron la adiposidad a los 2 y 4 años de seguimiento, controlando la televisión y la visualización de películas, jugar a videojuegos, crianza, edad, sexo, raza o etnia, ingreso familiar y nivel educativo de los padres.

EXPOSICIÓN

Informe de tener un televisor en el dormitorio al inicio del estudio.

PRINCIPALES RESULTADOS Y MEDIDAS

El IMC ajustado por edad y sexo se basa en el autoinforme y el informe de los padres sobre el peso y la altura a los 2 y 4 años de seguimiento.

RESULTADOS

Las distribuciones por edad, sexo, raza o etnia, y nivel socioeconómico fueron similares a las estimaciones del censo para la población de los EE. UU. Los métodos de ponderación de muestra representaron tasas de deserción más altas entre las minorías étnicas y las personas con un nivel socioeconómico más bajo. El 59.1% de los participantes reportó tener televisores en el dormitorio al inicio del estudio, y los varones, las minorías étnicas y los de bajo nivel socioeconómico tenían tasas significativamente más altas. En análisis multivariados, tener un televisor en el dormitorio se asoció con un exceso de IMC de 0,57 (IC 95%, 0,31-0,82) y 0,75 (0,38-1,12) en los años 2 y 4, respectivamente, y una ganancia de IMC de 0,24 (0,02-0,45 ) de los años 2 a 4.

CONCLUSIONES Y RELEVANCIA

Tener un televisor en el dormitorio está asociado con el aumento de peso más allá del efecto del tiempo de visualización de la televisión. Esta asociación podría ser el resultado de los efectos no capturados de la televisión o de patrones de sueño interrumpidos. Con la alta prevalencia de televisores en el dormitorio, el efecto atribuible a este factor de riesgo entre los niños y adolescentes de los EE. UU. Es un exceso de peso de 8,7 millones de kg/año.

La versión final editada de este artículo está disponible en JAMA Pediatr
Vea otros artículos en PMC que citan el artículo publicado.