Asociación de tener televisión en el dormitorio con mayor ganancia de adiposidad en una muestra representativa a nivel nacional de niños y adolescentes

PUBLICACIÓN ORIGINAL EN INGLÉS:  . Manuscrito del autor; disponible en PMC 2015 1 de mayo.
Publicado en forma editada final como: JAMA Pediatr. Mayo de 2014; 168 (5): 427-434.
PMCID: PMC4141563
NIHMSID: NIHMS611951

AUTORES

Resumen

IMPORTANCIA

La obesidad afecta la salud en niños y adolescentes. La televisión es un factor de riesgo establecido para la obesidad en los jóvenes. Ningún estudio prospectivo ha evaluado si un televisor de dormitorio confiere un riesgo adicional para la obesidad en la juventud.

OBJETIVO

Evaluar la asociación prospectiva entre la presencia de un televisor de un dormitorio y el cambio en el índice de masa corporal (IMC, calculado como el peso en kilogramos dividido por la altura en metros cuadrados), independientemente de la televisión, en una muestra representativa nacional de niños y adolescentes estadounidenses.

DISEÑO, CONFIGURACIÓN Y PARTICIPANTES

Llevamos a cabo una encuesta telefónica prospectiva de dígitos aleatorios que capturó a niños y adolescentes de todo Estados Unidos. Los participantes incluyeron 6522 niños y niñas de 10 a 14 años al inicio del estudio que fueron encuestados por teléfono sobre los factores de riesgo de los medios para la obesidad. Las regresiones ponderadas evaluaron la adiposidad a los 2 y 4 años de seguimiento, controlando la televisión y la visualización de películas, jugar a videojuegos, crianza, edad, sexo, raza o etnia, ingreso familiar y nivel educativo de los padres.

EXPOSICIÓN

Informe de tener un televisor en el dormitorio al inicio del estudio.

PRINCIPALES RESULTADOS Y MEDIDAS

El IMC ajustado por edad y sexo se basa en el autoinforme y el informe de los padres sobre el peso y la altura a los 2 y 4 años de seguimiento.

RESULTADOS

Las distribuciones por edad, sexo, raza o etnia, y nivel socioeconómico fueron similares a las estimaciones del censo para la población de los EE. UU. Los métodos de ponderación de muestra representaron tasas de deserción más altas entre las minorías étnicas y las personas con un nivel socioeconómico más bajo. El 59.1% de los participantes reportó tener televisores en el dormitorio al inicio del estudio, y los varones, las minorías étnicas y los de bajo nivel socioeconómico tenían tasas significativamente más altas. En análisis multivariados, tener un televisor en el dormitorio se asoció con un exceso de IMC de 0,57 (IC 95%, 0,31-0,82) y 0,75 (0,38-1,12) en los años 2 y 4, respectivamente, y una ganancia de IMC de 0,24 (0,02-0,45 ) de los años 2 a 4.

CONCLUSIONES Y RELEVANCIA

Tener un televisor en el dormitorio está asociado con el aumento de peso más allá del efecto del tiempo de visualización de la televisión. Esta asociación podría ser el resultado de los efectos no capturados de la televisión o de patrones de sueño interrumpidos. Con la alta prevalencia de televisores en el dormitorio, el efecto atribuible a este factor de riesgo entre los niños y adolescentes de los EE. UU. Es un exceso de peso de 8,7 millones de kg/año.

La versión final editada de este artículo está disponible en JAMA Pediatr
Vea otros artículos en PMC que citan el artículo publicado.